22 dic. 2011

Hoi An, un destino light

Suave, sencillo y sin sobresaltos. De recorrido simple donde la comodidad se da la mano con la sencillez y la tranquilidad. Así se presenta Hoi An, una pequeña ciudad situada en la costa del mar de la China Meridional. Una agradable mezcla de unos días que recuerdan al ayer y emergen envueltos por el encanto de una restauración que se esfuerza por conservar un rico legado arquitectónico. Culturas como la china, la japonesa y la europea todavía permanecen en unos edificios que parecen resistirse a los tiempos modernos. 

Destino apacible por antonomasia, pasar unos días entre sus soñolientas calles empedradas reconforta y evade a partes iguales. Sus días transcurren entre placenteros paseos por callejones donde perderse y zambullirse en otro tiempo con un horizonte que descansa a orillas del río Thu Bon, a tan solo unos kilómetros de distancia de la costa. Resulta fácil imaginarse cómo era la vida en esta localidad ribereña, cuando destacaba como próspero puerto comercial en el s.XVI, amén de un importante centro de intercambio cultural entre Oriente y Occidente. El pasado nunca fue tan rentable en este encantador lugar cuyo casco antiguo atrae todas las miradas bajo una cadena de tiendas de souvenirs con aspecto de museos.

 Foto: Danuta-Assia Othman

 Foto: Danuta-Assia Othman

Templos, pagodas, comercios, casas comunales y viviendas conviven al compás del tiempo en una coctelera que mantiene intacto el sabor añejo. Una degustación a menudo servida en una especie de parque temático que ostenta la distinción de Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO. Y es que la que fuera conocida como Faifo con la llegada de portugueses y españoles, se ha convertido en un concurrido destino turístico. Los locales parecen decididos a sacarle partido en una estrategia de propios y extraños haciendo de Hoi An una versión vietnamita de la laureada Luang Prabang. Una propuesta de lo más atractiva y sugerente para el viajero de bolsillo holgado.

Para aquellos que disfruten en el plano visual encontrarán en sus edificios una valiosa diversidad arquitectónica con un estilo refinado. Desde el fotogénico Lai Vien Kieu o Puente Cubierto Japonés con más de cuatro siglos a sus espaldas hasta el templo Chua Quan Cong en representación de la historia china. Por su parte, los edificios civiles también gozan de cierto protagonismo, en particular la Casa Tan Ky. La estructura se repite bajo una construcción de doble altura con una fachada que se alarga y comunica con dos calles a través de un patio interior ajardinado. Las diferencias se encuentran en la decoración y el arte escultórico que colman las estancias de exóticos muebles antiguos.


Foto: Danuta-Assia Othman

Por si no fuera suficiente, la oferta de Hoi An amplia su escaparate bajo el gremio de los sastres. Puerta a puerta se suceden incontables tiendas donde abandonarse al capricho de un traje o lo que sea. La rapidez (en menos de 24 horas) y unos precios competitivos encandilan al turista ávido de gangas. Quienes decidan ir por libre, este simpático lugar tiene reservado unas panorámicas en forma de playas semidesiertas donde observar por unos instantes la vida de los pescadores locales. Imprescindible si se quiere tomar el pulso del día a día. Sea como fuere, la ligereza de este cautivador rincón donde el deleite se convierte en condición sine qua non atrapará a más de uno.

Foto: Danuta-Assia Othman 

 Foto: Danuta-Assia Othman


6 comentarios:

Gildo Kaldorana dijo...

Que bonito y que tranquilidad se respira.
La verdad, es que hay tantos sitios en Asia que ver y visitar.
Buen post y excelentes fotos.
Saludos y Feliz Navidad

Purkinje dijo...

A mi fue de los lugares de Vietnam que más me gustó. El paseo por el mercado fue muy interesante (allí el pescado fresco está tan fresco que se escapa del barreño!!!)

Un lugar tranquilo y apacible, totalmente antagónico al ajetreo de Hanoi...

Danuta-Assia Othman dijo...

Muchas gracias Gildo! Feliz Navidad desde la budista Camboya! :D

Danuta-Assia Othman dijo...

Estoy contigo Purkinje, fresquito y coleando!Las mejores pho las comí en ese mercado...Se está genial en Hoi An! :)

Anónimo dijo...

veo que la navidad tiene mas colores donde no existe sigo disfrutando con tu trabajo...feliz dia y punto...besos cariño...ET...

Danuta-Assia Othman dijo...

Esté donde esté, la Navidad no es lo mismo sin ti, muchos besos!

Publicar un comentario